Contact Us | Location
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Hepatoblastoma (Cáncer de Hígado)

El Hepatoblastoma es un tumor cancerígeno sólido en el hígado. Este tumor de hígado primario (que representa la mitad de todos los tumores de hígado en niños) es poco común, con aproximadamente 50 a 70 nuevos casos diagnosticados en Estados Unidos cada año. Ocurre un poco más a menudo en niños que en niñas.

Como en la mayoría de los cánceres infantiles, los científicos no conocen la causa de esta enfermedad. Sin embargo, algunos niños tienen un mayor riesgo de ser diagnosticados con hepatoblastoma debido a otras afecciones genéticas. Estos incluyen: Sindrome de Beckwith-Wiedemann, poliposis adenomatosa familiar y el síndrome de Aicardi.

El Hepatoblastoma se desarrolla predominantemente en niños en edad preescolar. La mitad de los pacientes son diagnosticados en su primer año de vida, y la mayoría son diagnosticados antes de su tercer cumpleaños.

Tanto el diagnóstico como el seguimiento del tratamiento se pueden realizar mediante rayos X, tomografías computadas, resonancias magnéticas, tomografías y/o ecografías.

Tratamiento para el Cáncer de Hígado

Una vez que el Hepatoblastoma ha sido diagnosticado, el tumor se clasificará según la extensión del mismo y si se puede extirpar quirúrgicamente. Aproximadamente la mitad de
todos los tumores de hepatoblastoma son pequeños y pueden ser tratados exitosamente sólo con cirugía (Estadio I). El hígado es capaz de regenerarse por sí mismo, por lo que hace que la cirugía sea la mejor oportunidad para una completa curación. En los casos en que el tumor es grande y se ha diseminado a los ganglios linfáticos, o se ha diseminado a otras partes del cuerpo, especialmente a pulmón (estadio IV), la quimioterapia es usada para reducir el tamaño del tumor antes de la resección quirúrgica. Los niños cuyos tumores han recaído y no se han diseminado fuera del hígado podrían ser candidatos para un trasplante de hígado.

Pruebas de marcadores tumorales en suero: el hepatoblastoma produce a menudo una proteína que se puede detectar en la sangre. Los niveles de alfa- fetoproteína (AFP) se pueden usar para determinar si el tumor está respondiendo al tratamiento (los niveles de AFP disminuyen), si no hay evidencia de enfermedad o si hay una recaída (niveles aumentados de AFP).

El Hepatoblastoma responde bien a los agentes de quimioterapia cuando se utiliza para encoger tumores antes de la cirugía. Los agentes de quimioterapia incluyen cisplatino,
fluorouracilo, doxorrubicina y vincristina. Otros posibles agentes utilizados son ifosfamida, dactinomicina y etopósido.

Se pueden encontrar ensayos clínicos para el hepatoblastoma buscando en la base de datos de ensayos clínicos en el sitio web del NCI. (Desafortunadamente esta busqueda no esta disponible en español.) Siga estas instrucciones:

  • Comience en la página de búsqueda de ensayos clínicos del NCI.
  • Elija el tipo de cáncer: “Hepatoblastoma”
  • Se le ofrecerán más opciones (por ejemplo, tipo de cáncer y tipo de ensayo) elija las respuestas adecuadas y haga clic en “buscar”.

Síntomas del Hepatoblastoma

  • Bulto o masa abdominal que a menudo se encuentra en la parte superior derecha o en la mitad del abdomen.
  • Pérdida de apetito, náuseas, pérdida de peso anormal, diarrea.
  • Cambios en el color de la piel: ictericia evidenciada por un tono amarillo en la piel y el blanco de los ojos.
  • Picazon general.
  • Fiebre, irritabilidad, apatía.
  • Dolor abdominal.

Estadísticas

  • En Estados Unidos hay aproximadamente entre 50 y 70 casos nuevos por año
  • 1% de todos los cánceres pediátricos.
  • El 95% de los diagnosticados son menores de 4 años.
  • En el 50% de los casos la enfermedad se puede curar solo con cirugía.
  • La tasa de supervivencia a 5 años para las etapas combinadas de hepatoblastoma es del 60% al 70%. El pronóstico para la enfermedad en estadio temprano es excelente con una supervivencia de 5 años del 90%.

Donate to ACCO